Cómo cumplir tus expectativas antes de fin de año

lograr-tus-metas

 

Agosto 8, 2017.
Son muchas las metas que nos proponemos para cumplir durante cada nuevo año, pero ¿qué pasa cuando pasamos el primer semestre y no hemos alcanzado dichas metas? A través de Datéate! una especialista nos da las pautas para ordenar prioridades y comenzar desde ya a cumplir esos propósitos que hoy vemos lejos.

Si no sabes por dónde empezar, debes primero asumir que lo que nos hemos propuesto no ha sido posible de ser cumplido total o parcialmente, haciéndonos cargo de esto, e identificando el por qué, pero sin juzgar, es decir, sin maltratarnos, sólo buscando comprender activamente la razón.

Esta es la primera información que necesitamos, para luego identificar qué hacemos para que esos planes establecidos sean importantes y analizar, con criterio de realidad, qué de lo pendiente es posible de ser abordado en el tiempo que queda.

“Debemos recordar que los objetivos están para ayudarnos a avanzar, energizando así nuestro camino en la vida. Si establecemos objetivos que sabemos no podremos lograr y ‘sufrimos por ello’, el efecto podría ser absolutamente opuesto: desmotivarnos, hacernos sentir que no somos capaces de lograr lo que nos proponemos y finalmente frustrarnos”, explica Naldi Martínez, Psicóloga y Directora de Desarrollo Corporativo de Martínez y Asociados.

Por esto, como experta Naldi entrega algunos pasos para seguir, los que te ayudarán a cumplir las metas antiguas, o fijar unas nuevas.

  • Primero preguntarme qué es lo realmente importante y necesario para mí este segundo semestre y respecto de eso, fijar cuáles serán los objetivos a abordar, teniendo siempre una mirada de criterio de realidad, considerando que el día tiene horas limitadas y que además de trabajar y lograr objetivos, necesitamos tiempo para el merecido descanso y para vivir la vida que estamos eligiendo.
  • Que sean objetivos que conecten con sentido a nuestra vida, es decir, que me entreguen un valor a lo que vivimos cotidianamente.
  • Que sean objetivos realistas y alcanzables y que podamos ir percibiendo su avance día a día, para que nos motive a seguir adelante, pudiendo en lo posible llevar un registro diario o semanal de logro.
  • Una buena opción para planificar los pasos a seguir y conseguir así lo que nos proponemos, es participar en sesiones de coaching, un proceso de acompañamiento planificado, que permite a personas y equipos identificar e ir tras el logro de sus objetivos, estableciendo indicadores claros y medibles.

Para más información al respecto, visita Martinezyasociadoschile.com.